Como probablemente sabes, en el año 2012 nuestros dos hijos mayores, Kimball (ahora tiene 8 años) y Anahí (ahora tiene 6 años), fueron diagnosticados con autismo de alto funcionamiento.

Desde entonces muchos de ustedes han tenido la oportunidad de conocer a estos dulces niños. Son asombrosos y dotados y bendicen la vida de todos los que tengan contacto con ellos. Durante los últimos dos años hemos hecho lo que hemos podido para ayudar a la gente a estar más consciente del autismo y para compartir con otros los desafíos y éxitos que hemos encarado al criar a nuestros cuatro hijos. Este camino no ha sido fácil, pero nos sentimos bendecidos por tener a estos increíbles niños en nuestra familia.

Uno de los desafíos más grandes con el autismo es el sentimiento paralizador de impotencia que muchas veces enfrentamos como padres. Casi igual de frustrantes son los muchos "arreglos" o "curas" que gente bien-intencionada con frencuencia nos ha ofrecido. Siempre hemos estado dispuestos a hacer lo posible por ayudar a nuestros hijos, pero también tenemos mucho cuidado con personas o programas que prometen resultados poco-realistas. Confiamos en nuestros cerebros y nuestros corazones para guiarnos en la dirección correcta.

Hace algunos meses escuchamos de un programa que se llama Brain Balance que ha tenido bastante éxito trabajando con niños con una variedad de condiciones neurológicas incluyendo el autismo. Tenemos la fortuna de tener un centro de Brain Balance en la ciudad de St. George, a 45 minutos de donde actualmente vivimos. Después de investigar más sobre el programa, de hablar con otras familias que lo han hecho y de orar sobre el asunto hemos decidido hacerlo con Kimball y Anahí.

Brain Balance es mucho más riguroso y va más allá que cualquier otro programa que hemos encontrado, y se acerca al autismo desde una variedad de ángulos. La meta no es cambiar el comportamiento, es ayudar al cerebro a desarrollarse para que podamos tener un progreso de largo plazo en diferentes areas de la vida. Puedes leer en detalle acerca del progreso asombroso a través de este blog, pero específicamente aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, y aquí. Los niños mejor contacto de ojos, hablan más claramente, sus cuerpos son más fuertes y tienen más confianza.

Hacemos un programa de ejercicios dos veces por día (toma alrededor de 30 minutos por cada sesión); tenemos una dieta muy estricta en que no comemos gluten, productos lácteos, soya, cacahuetes, ni azúcares refinados; y nuestros hijos no ven nada de pantallas (tele, videojuegos, iPad, iPhone etc) durante la semana y ven solamente una película o tienen 30 minutos de videojuegos el sábado. A través de todo, han mantenido una actitud muy positiva. Trabajan extremadamente duro, y están progresando mucho.

Nos sentimos muy agradecidos por tener el programa de Brain Balance, pero para nosotros es un desafío económico muy grande. No está costando un total de $22,000 entre gastos del programa ($19,500) y la gasolina y comida. Reconocemos que no es mucho más que lo que algunas personas pagan por mandar a sus hijos a una escuela privada o para comprar un segundo coche, y felizmente aceptamos la responsabilidad de cuidar a nuestros dulces niños. Hemos sacado un préstamo de 10 años para pagar por el programa, y tenemos la confianza que con nuestro trabajo duro y la gracia de Dios podremos cumplir con todas nuestras obligaciones financieras y cuidar a nuestra familia. Incluso hace poco compramos una casita vieja con jardín para que los niños puedan jugar más afuera -- algo que sus cerebros y cuerpos jóvenes necesitan más que nunca. No nos estamos muriendo de hambre, y nos sentimos verdaderamente bendecidos. Sabemos que hay mucha gente que está en situaciones peores que la nuestra. Sin embargo, hemos sentido que queremos permitir que personas interesadas nos ayuden. Esto no es una súplica desesperada por ayuda. Es una invitación para unirte a nosotros en nuestra jornada. Si en algún momento has querido donar a una causa justa, esta puede ser una de ellas. Por favor, vuelve a leer nuestro blog cuando quieras para ver como sigue el proyecto -- nuestro proyecto colectivo.

Tenemos la oportunidad de cambiar el trayectorio de la vida de nuestros hijos, y tenemos que actuar ahora cuando son jóvenes para que el programa sea lo más eficaz posible. Betty y yo hemos decidido que yo me voy a encargar de las finanzas para que ella pueda enfocarse en la casa y los niños. Trabajaré horas extras para proveer, pero tu contribución hará mucho para quitar la presión económica que ahora sentimos como familia. Si quieres donar, puedes mandarnos un cheque o efectivo, o simplemente puedes hacer clic en el termómetro en esta página para hacer un pago online de cualquier cantidad (incluso las donaciones pequeñas ayudan). Este blog está hecho en Squarespace y la transacción será procesada por Stripe. Es tan seguro como cualquier pago por internet. Todas las donaciones se usarán para pagar por la matrícula y evaluación en Brain Balance, y también para comida y gasolina.

El total que necesitamos es de $22,000 y ¡ya hemos llegado a la mitad! Cuando alcancemos nuestra meta dejaremos de levantar fondos.

A pesar de tu decisión de donar o no a nuestra causa, queremos que sepas lo agradecidos que estamos por tu ayuda, apoyo, y oraciones. Estamos muy felices de contestar cualquier pregunta que tengas sobre el programa de Brain Balance, o acerca de nuestra experiencia con el autismo en general. Puedes usar el espacio para comentarios aquí para preguntarnos cualquier cosa o para mandar un mensaje a Kimball y Anahí (este programa es duro y les ayuda que les echen porras). Sabemos que hay mucha gente en el mundo que enfrenta situaciones similares a la nuestra, y queremos ser una fuente de información y esperanza. Quizás al abrirnos al mundo inspiremos a otros a tener el valor para hacer lo mismo. Si decides no ayudarnos, esperamos que puedas hacer el compromiso de ayudar a alguien más. Hay tantas familias como la nuestra que sufren en silencio. Nunca habrá una manera de devolverles a todos lo que nos han dado. Solamente podemos esforzarnos por ayudar a otros.

Muchas gracias y mucho amor,

Todd y Betty Mack

Comment